Producto de la tierra Figueres amb aspres (figueres estalonades)

Paisaje agrícola y cultural de "Figueres d'ombra adormida", como escribiera el poeta ibicenco Marià Villangómez

Las higueras crecen con ayuda de técnicas que les permiten extenderse, sin separar demasiado su copa de la tierra madre. Entre ellas destaca la conocida como Na Blanqueta de Can Mestre. Se localizan por diversas zonas de la Isla.

La ingeniería genética de los campesinos ha conseguido, a lo largo de los siglos, diferenciar multitud de variedades de higueras (más de cincuenta en Baleares) a partir de sus hojas y sobre todo de sus frutos. Según sus características se dividen diferentes grupos. 

Así, en funció de su época de recolección se habla de tempranas (las brevas), de agosto y de invierno. Y en relación a su destino, para consumo humano, para secar y conservar para el invierno y para los animales. Para conseguir árboles grandes, de mucho ramaje más extenso que alto para facilitar la recolección del fruto, se les ayuda enrodrigando (estalonant) sus ramas para mantenerlas elevadas del suelo. 

Se consigue así una mayor producción por árbol y, de paso, crear sombra bajo ellos, generalmente bien aprovechada por el ganado. Se convierten así en un elemento fundamental del paisaje de Formentera.

En Formentera, entre todas las higueras, destaca una con nombre propio, Na Blanqueta de Can Mestre, que ha sido catalogada como árbol singular. Se encuentra yendo por la carretera de La Savina a La Mola, tomar el desvío de Es Còdol Foradat y a 300 m girar a la izquierda. El terreno es privado pero la higuera se ve bien desde el camino.