Producto artesanal Joieria tradicional a Eivissa

Conoce las valiosas emprendades

Ibiza se precia de contar con excepcionales artesanos de los metales preciosos. Su trabajo se aprecia, por ejemplo, en los trajes tradicionales. En ellos, las mujeres lucen sobre el pecho un conjunto de vistosas cadenas llamadas emprendades, auténticas obras de arte de la joyería ibicenca.

Los trajes tradicionales ibicencos son, literalmente, una joya. Atraen por su vistosidad, especialmente en la indumentaria femenina. En ella ocupa un lugar preminente la emprendada, con sus cadenas, cruces y relicarios elaborados minuciosamente.

Existen dos tipos de emprendada, que se usan en función de la vestimenta y la ceremonia. La más antigua es de plata y coral rojo. Está compuesta de varias hiladas de collares de coral, agujas de plata decorada, una cruz muy trabajada (con filigranas y detalles de coral, nácar o piedras preciosas) y la joia (un relicario con una imagen de la Virgen, muy ornamentado). La otra emprendada es parecida a la anterior pero en oro y con fina filigrana.

Completan el conjunto los anillos, que ocupan todos los dedos a excepción de los pulgares. Algunos son de sello, cuadrados y con el escudo de las familias grabado a mano. El detallismo del conjunto se completa con los pendientes y la botonadura.

En la vestimenta masculina cabe destacar los cascabeles colgando sobre el chaleco, que también suelen ser de filigrana y que, además de adorno, contribuyen a la sonoridad en los bailes.

La tradición marcaba que estas joyas constituyesen la dote de la mujer que se iba a casar. Lo usual era que las niñas recibiesen su primera emprendada el día de su Comunión. Era generalmente una cadena o cruz, que se iba completando a lo largo de los años hasta la edad del cortejo. Las chicas lo iban luciendo en las misas dominicales, procesiones, bailes... También era usual que, por las bodas, el novio regalara a la esposa 24 anillos, como demostración de riqueza.

A día de hoy, algunas firmas ibicencas de larga tradición familiar siguen trabajando estas joyas de forma artesanal, e incluso se inspiran en la emprendada para creaciones más modernas. Pero para admirarlas en su contexto, nada mejor que acudir a los 'bailes payeses' que se organizan en la isla con motivo de fiestas patronales u otros eventos. Imposible no deslumbrarte por estas joyas de gran belleza y tradición.